Medicina China

Medicina China
Clínica SHEN ofrece atención con Medicina Tradicional China (Acupuntura, Láser-puntura, Electro-Acupuntura, Ventosas, Asesoría Nutricional, Ejercicios Terapéuticos, Tui Na o Fisioterapia Tradicional) para una amplia gama de enfermedades, así como para prevenir enfermedades y mantener o potencializar la salud.
 
ACUPUNTURA
 
Es un sistema médico que ha sido usado durante aproximadamente 5000 años para diagnosticar, tratar y prevenir la enfermedad. La acupuntura es una de las herramientas terapéuticas de la Medicina China, la cual también consta de Medicina Herbolaria, Terapia Física o Tui Na, Terapia Nutricional, Ejercicio Terapéutico o Chi Kung, todos estos basados en los principios de la Medicina Tradicional China.
 
¿COMO FUNCIONA?
 
Para la Medicina Tradicional China la enfermedad ocurre cuando se altera el flujo de la energía vital en el cuerpo y se provoca un desequilibrio. A través de diferentes modalidades terapéuticas este enfoque medico ayuda a corregir los desequilibrios energéticos y por lo tanto restaurar la salud. 
 
La Acupuntura se enfoca en activar los mecanismos de auto-sanación a través de accesar a la energía vital inherente en cada individuo. 
 
Este sistema se basa en un modelo energético a diferencia de la Medicina Alópata que está basado en un modelo Bioquímico. Los chinos de la antigüedad descubrieron que existe una energía vital (Chí o Qi) en todos los seres vivos y en todos los procesos de vida. Esta energía fluye en el cuerpo a través de canales o Meridianos, nutriendo nuestro organismo y conectando los órganos internos y sistemas.
 
De acuerdo a las Teorías de la Medicina Tradicional China, la enfermedad ocurre cuando el flujo de Qi de un Meridiano se encuentra obstruido o bloqueado. Al estimular los puntos de acupuntura se pueden influenciar los Meridianos y desbloquear obstrucciones, restableciendo de esta manera el flujo normal de Qi en los Meridianos.
 
Los puntos de Acupuntura se encuentran ubicados en sitios determinados dentro de los Meridianos. Cada punto tiene un efecto específico en la energía vital que lo recorre, activando procesos bioquímicos y fisiológicos con el fin de lograr el efecto deseado.
 
Los Meridianos y Puntos de Acupuntura han sido confirmados y aprobados por la Ciencia Moderna a través de la medición de la carga eléctrica de cada punto, y de esta manera se han corroborado los hallazgos de los Antiguos Médicos Chinos.
 
Desde el punto de vista Científico la estimulación de los puntos de Acupuntura promueve la liberación de ciertas hormonas y sustancias químicas capaces de reducir dolor, regular el sistema endócrino y calmar el sistema nervioso. La Acupuntura influencia directamente al sistema nervioso central y periférico, libera endorfinas del cerebro, tiene un efecto sobre los niveles de glucosa y colesterol en sangre, y beneficia al sistema gastrointestinal.
 
Algunos de los efectos Fisiológicos que promueve son elevación de la circulación sanguínea, disminución de procesos inflamatorios, disminución de dolor y espasmos musculares, y la activación del Sistema Inmunológico con un aumento de las cuentas de Células -T.
 
¿EN QUE CONSISTE?
 
Las agujas de Acupuntura tienen el ancho aproximado de un cabello humano, son estériles, solidas, y desechables después de cada uso.
 
Una vez que el Médico hace el Diagnóstico, escoge los puntos de acupuntura adecuados y comienza el tratamiento. El paciente se recuesta cómodamente en la mesa de terapia, cada punto de acupuntura se limpia con una torunda con alcohol, se insertan las agujas estériles y se dejan por un período de 20 a 30 minutos. Posteriormente se retiran las agujas y se desechan como material biológico punzo-cortante.
 
Algunas otras modalidades se pueden emplear dependiendo de las preferencias del paciente, así como de los protocolos terapéuticos indicados en cada caso. Estas pueden ser Tui Na o masaje tradicional, acu presión, terapia de calor, terapia de Ventosas, auriculoterapia, entre otras. Las diferentes modalidades se escogen para lograr un efecto más duradero e inmediato en cada paciente.
 
El numero y frecuencia de las sesiones varía dependiendo de las necesidades de cada individuo, así como de las indicaciones terapéuticas. Los padecimientos agudos pueden requerir entre dos y tres sesiones semanales, mientras que los protocolos generales para padecimientos crónicos es de cuatro a seis sesiones semanales. Una vez que el paciente alcanza un resultado satisfactorio las sesiones se programan de manera estacional para lograr mantener el balance y evitar otros problemas de salud.